En una bóveda secreta la exenfermera de Chávez ocultó su fortuna

    0
    112

    Claudia Díaz,la exenfermera  del fallecido  presidente Hugo Chávez, buscó en 2014 un refugio seguro para almacenar la riqueza inexplicable que acumuló a lo largo de los años. Luego de la muerte del líder de la revolución bolivariana, la también extesorera de la nación compró oro para mover el dinero.

    Para ese entonces, una empresa fantasma establecida en San Vicente y las Granadinas, que presuntamente Díaz controlaba, compró 250 lingotes de oro valuados en más de 9,5 millones de dólares, según registros judiciales de Liechtenstein obtenidos por la agencia The Associated Press.

    Los lingotes, cada uno con un peso de 1 kilogramo, fueron presuntamente almacenados en una bóveda privada en el diminuto principado europeo, disponibles para Díaz y su hijo cuando cumpliera 18 años de edad.

    Pocos años después, un representante de la extesorera vendió una cantidad casi idéntica de lingotes y la mayor parte de los ingresos los depositaron en un banco suizo.

    Estos movimientos están en el centro de una investigación criminal internacional sobre la red de empresas fantasmas y cuestionables banqueros suizos que han ayudado a convertir a Venezuela en uno de los países más corruptos del mundo.

    “Venezuela se ha convertido en un paria virtual. Los muy callados banqueros estuvieron felices de recibir su dinero durante años, pero ahora todos evitan al país cueste lo que cueste no solo para proteger su reputación, sino para evitar sanciones regulatorias e incluso penales”, dijo Michael Levi, experto en delitos financieros en Europa y profesor de la Universidad de Cardiff, en Reino Unido.

    Díaz era prácticamente desconocida hasta que, junto con su esposo, un exasesor de la seguridad de Chávez, apareció en 2016 en los Papeles de Panamá.

    Dejar respuesta

    Please enter your comment!
    Please enter your name here