Juan Guaidó se pronuncia ante los terribles asesinatos de militares venezolanos en el estado Apure.

0
12

Juan Guaidó, culpó este miércoles a Nicolás Maduro por la muerte de un número indeterminado de militares en combate con disidentes de las extintas FARC en el estado Apure, e insistió en que protegen a una facción de la guerrilla.

“Apure es hoy escenario de combates, no para la defensa militar del territorio, como lo ordena la Constitución, sino para proteger a una facción de las Farc-EP”, señaló el despacho de Guaidó.

«La tragedia tiene responsables: el usurpador y los generales que ordenan, pero no comandan ni controlan el teatro de operaciones», dijo.

Y agregó: «No ama esta patria porque ejecutó contra ella el mayor acto de deshonra: enviar a Apure a jóvenes oficiales y soldados con poca capacitación, entrenamiento y apresto operacional para enfrentarse con el frente décimo de las FARC».

Para el líder opositor, el alto mando militar está «protegiendo las rutas del narcotráfico y sacrificando a las Fuerzas Armadas con un saldo de muertos y heridos que nadie conoce».

En ese sentido, manifestó que lo que sucede en Apure es la prueba de la «degradación ética, profesional, moral y operacional» del alto mando militar.

Asimismo, reiteró que las consecuencias de esos hechos que se registran desde el 21 de marzo están siendo irreparables.

«Recibimos dolorosas denuncias de venezolanos asesinados para ser encubiertos como falsos positivos, de cadáveres de soldados que han sido abandonados en las zonas de conflicto, de decenas de detenciones arbitrarias de personas inocentes», dijo.

El pasado lunes, la Fuerza Armada de Venezuela informó en un comunicado sobre la muerte de soldados en combates, pero no detalló la cantidad ni sus nombres.

Durante esa jornada, el ejército venezolano indicó en Twitter que se encontraban rindiéndole homenaje póstumo a los sargentos Wilmer Ferrebus, Santiago Reyes, Andy José Miranda y Ronald José Marcano, pero no aclararon si habían muerto en ese enfrentamiento o posteriormente.

Hasta el momento y debido a los combates, cerca de 6.000 personas han abandonado la zona y se han desplazado de manera forzosa al vecino municipio colombiano de Arauquita, a orillas del río Arauca que marca la frontera entre los dos países.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here